Becas para latinoamericanos, Estudiar en Estados Unidos es posible

Estudiar en Estados Unidos es Posible!

Cómo preparar el GRE por tu cuenta

Antes de leer este post, te sugerimos leer el artículo Qué es el GRE y cómo prepararte para presentarlo. Aquí queremos darte algunos consejos extra sobre cómo preparar el GRE.

Primero, vamos directamente al grano: un curso de preparación puede ser muy útil por varios motivos. En primer lugar, no todos tenemos la disciplina para sacar el tiempo debido a la preparación de un examen. Unas clases pueden ayudar a comprometernos y nos obligan a realizar una serie de tareas importantes que, quizá, de otro modo, no realizaríamos. En segundo lugar, estos cursos vienen con todo el material que necesitas, explicaciones por parte de profesores expertos y simulacros que son imprescindibles para familiarizarte con el examen. Así que si puedes realizar algún curso de un par de meses (los intensivos suelen ser menos útiles), te animamos a ello.

Sin embargo, como te darás cuenta, estos cursos suelen ser caros. Teniendo en cuenta todo lo que incluyen y que pueden resultar una vía segura para lograr el puntaje que deseas, en muchos casos valdrá la pena la inversión, pero sencillamente no todos podemos pagar precios tan altos. Esto no significa que no puedas lograr un excelente puntaje en el GRE.

Lo importante es tener clara tu meta y hacerte un plan de estudios que te ayude a aferrarte a la preparación. No dejes la preparación para el final. Piensa que es una carrera de largo alcance y necesitas un buen entrenamiento. Busca un libro de preparación que traiga recursos online o un CD con simulacros. Verás que son mucho más baratos que cualquier curso y que te servirán casi tanto como unas clases, si tienes disciplina. Además, los recursos que hay en Internet son inagotables.

Cualquier libro te dirá qué es exactamente lo que debes saber para poder responder las preguntas de Razonamiento Cuantitativo. Aunque lleves mucho tiempo sin contacto con el álgebra o la geometría, ninguna pregunta es tan difícil que una buena práctica no pueda acometer. En esta parte del examen, la práctica realmente hace al maestro. En Internet encontrarás cientos de ejercicios que te ayudar a afilar tus conocimientos.

Para la parte verbal y escrita, te recomendamos leer, leer y leer, además de realizar las prácticas que encuentres en el libro y en Internet. La página oficial del ETS, por ejemplo, te ofrece una lista de posibles temas para los ensayos que debes escribir. Coge uno al azar y hazlo. No lo cambies si no te gusta el tema. Oblígate a responder ese; probablemente tampoco te agrade el que te salga en el examen real.

Aunque el vocabulario no es infinito, sí es demasiado amplio para pretender absorberlo todo. Empieza por las listas de palabras más comunes y llévalas contigo a donde vayas. Aprenderás mucho vocabulario que, en cualquier caso te será útil, y seguramente encontrarás en el examen. Por otra parte, tener un buen vocabulario en español puede ser utilísimo para saber el significado de palabras en inglés que los mismos nativos no sabrían. Esto es porque nuestro idioma es directamente heredero del latín. Muchos cultismos ingleses, por su parte, provienen del latín y se parecen mucho a palabras en español que nos pueden resultar familiares.

Por último, te recomendamos leer artículos en inglés del Economist, el NewYork TimesNational Geographic. Recuerda que la parte escrita no les importa tanto tu inglés (¡aunque sí!) como tu capacidad analítica, tus argumentos, tu cultura. Este tipo de lecturas académicas pueden ser una excelente preparación y pueden darte elementos para impresionar a tu evaluador.

Acerca del autor

Verónica Toro

Estudiante internacional de Escritura Creativa. Apasionada por los blogs, las bibiotecas, los viajes y las nuevas experiencias. Redactora de Becas123.

No comentarios

Dejar un Comentario